Opinión

Sobre las corridas de toros

Jorge Luis Rocha

A propósito de la temporada taurina, nuestro blogger Jorge Luis Rocha cuenta su opinión sobre este polémico tema. ¿Cuál es tu opinión?

Sobre las corridas de toros. "El negocio de la tauromaquia hace que el mantenimiento de este animal sea rentable y represente para muchos granjeros una fuente de ingreso económica", Jorge Luis Rocha

"El negocio de la tauromaquia hace que el mantenimiento de este animal sea rentable y represente para muchos granjeros una fuente de ingreso económica", Jorge Luis Rocha

La idea de este texto no es ni defender ni atacar las corridas de toros. Este tema es tan complejo como los de la religión y política; solo pretendo mostrar razones ajenas a lo que la gente muestra por medio de su opinión.

Una vez escuchamos corrida de toros, instantáneamente respondemos con juzgamientos en contra de esta práctica y es lógico: aún somos sentimentales y sensibles por lo que el animal nos produce pesar, desolación, mientras que el torero repudio y rabia. Pero también debemos ser razonables y saber que si no fuera por las corridas la cantidad de toros en el mundo fuera más reducida.

La carne del toro es poco sana y su temperamento hace que no sea un animal para mantener en granjas. Este arte, como lo llaman en España, asegura la existencia del toro aún más: el negocio de la tauromaquia hace que el mantenimiento de este animal sea rentable y represente para muchos granjeros una fuente de ingreso económica. Como ven, una práctica capitalista simple.

Los que defienden esta práctica, hablan del tema de lo cultural, tradicional y costumbrista, y esto propone un debate muy interesante que se podría ampliar a otros temas: qué importancia darle a la historia.

Y es que para los españoles, por ejemplo, los toros son tan importantes como el fútbol para los brasileños, pero la realidad no deja jugar con la vida de los animales. Asimismo, cada 28 de diciembre en Pasto se juega con agua, sin embargo, la realidad dice que cuidado con malgastar este bien natural. En fin, se podrían nombrar muchos ejemplos.

Con motivo de la las corridas que se están realizando en Medellín, muchas personas ingresan a grupos que están en contra de la tauromaquia. Quizás no es tan visible por lo de Haití, pero el movimiento es asombroso. Hasta hacen marchas. Pero qué bueno sería que la mayoría de los integrantes de éstos sepan diferenciar entre la razón y el grito.

Pero bueno, no en más de 15 países se desarrolla este espectáculo; da tristeza, evidentemente, que la importancia de un animal se reduzca al entretenimiento del ser humano, pero tampoco se debe dejar de lado la importancia que tiene para algunas sociedades.
Deberíamos actuar de la misma forma (inteligente, por cierto) que actuamos cuando vemos las marcas físicas a las que niños recién nacidos se deben someter en algunos países africanos.

Así que calmemos nuestra rabia. Si no hubieran corridas, la vida de un toro a usted le importaría poco o nada; si se evitan las corridas, habría culturas que partirían su historia y “un pueblo sin historia es un pueblo sin memoria”. Ahora, sí usted es parte de un grupo en contra de las corridas, también impulse uno que esté en defensa de los marranos o pavos, porque también es triste que los engorden durante todo un año para que sean comidos en una ‘noche buena’.


A propósito, ¿no le parece que el ser humano promedio tiene el mismo comportamiento que un toro cuando ve un pedazo de tela color rojo?

Si quieres saber más del tema, te podría interesar esta nota.

Otros Temas