Actualidad

K2, la droga legal de moda

Un tipo de “marihuana sintética” es la droga in de los Estados Unidos. Los jóvenes buscan alternativas ante las prohibiciones

K2, la droga legal de moda. El K2 es un tipo de incienso herbal que se vende legalmente y que al ser consumido produce síntomas parecidos a los de la marihuana, pero con efectos más dañinos

El K2 es un tipo de incienso herbal que se vende legalmente y que al ser consumido produce síntomas parecidos a los de la marihuana, pero con efectos más dañinos

Las restricciones no sólo generan adicción y mafias, como lo demostró la prohibición del alcohol en Estados Unidos y los problemas con la cocaína y la heroína en el mundo entero. Algunas también traen innovaciones en su búsqueda desesperada por saciar la curiosidad.

Hemos visto cómo las drogas sintéticas se han vuelto muy populares, ya que no tienen todas las implicaciones legales de drogas como la cocaína y la heroína y su precio es mucho más asequible. De igual manera ha crecido el consumo de barbitúricos (sedantes y calmantes) como solución al problema de accesibilidad de las drogas más comunes.

Ahora lo que acecha las calles es un tipo de droga legal, que en realidad es vendida como un incienso herbal: se llama K2, es de origen asiático y se puede conseguir por Internet y en algunas tiendas, al menos en los Estados Unidos.

Al fumar este “incienso herbal” se producen efectos similares a los de la marihuana.


Sin embargo, su consumo no es del todo seguro, ya que esta droga sintética es producida en ambientes no controlados y tiene algunos efectos secundarios, como taquicardia, problemas para respirar y en casos más graves ataques de pánico, alucinaciones, vómito y pupilas dilatadas.

El consumo de esta droga ha aumentado de tal manera que ha prendido las alertas tanto de las autoridades como de los médicos, que reciben pacientes con efectos secundarios cada vez con más frecuencia. La situación ha alcanzado tal magnitud que la DEA y el gobierno de los Estados Unidos están buscando la manera de controlarlo. Sin embargo, el incremento en los casos de consumo, conocidos por el arribo de adolescentes a las salas de emergencia, ha permitido que algunos Estados como Kansas ya hayan logrado prohibirlo.

Pero este no es un problema exclusivamente de los Estados Unidos, pues ya llegó a Europa y algunos países han tomado medidas en el asunto. Francia, Polonia, Alemania e Inglaterra ya han prohibido el K2.

Atrás quedaron los días en que las fiestas adolescentes se animaban con el alcohol robado del bar de los papás y un par de pastillas de receta médica, en el caso de los más osados. La prohibición en la venta y en el consumo de estupefacientes lleva a que los adolescentes estén probando constantemente formas nuevas y legales de alcanzar los mismos estados alterados de conciencia.

Desafortunadamente esto pasa sin control alguno y sin pensar en los efectos colaterales que este tipo de experimentos tienen. Por ahora sólo se conocen los síntomas, pero no se sabe qué consecuencias pueda causar su consumo a largo plazo. Hoy en día sabemos cuáles son los efectos a largo plazo de drogas como la marihuana o la cocaína y de muchas de las drogas sintéticas que produce el mercado, pero de inciensos herbales todavía está por verse.

Otros Temas